Altres webs

Notícia

Las bodegas españolas, líderes en volumen de vino exportado

06 de juliol de 2015

Crece la internacionalización del sector vitivinícola español. Como respuesta al descenso del consumo interior de vinos y cavas, cada vez más bodegas de nuestro país se preparan para ganar competitividad a nivel global y vender sus productos en nuevos mercados. De hecho, según datos de ICEX España Exportación e Inversiones recogidos por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv), 3.897 empresas vitivinícolas españolas exportaron vino en 2014.
 
A tenor de las cifras obtenidas el año pasado, el proceso de internacionalización va por buen camino. España se erigió por primera vez como líder mundial en volumen de vino exportado, como constató el OeMv tras analizar los datos comparables de aduanas de los principales exportadores. Las empresas vinícolas españolas vendieron 2.256 millones de litros de vino en el extranjero, sobre todo a granel, superando en más de 200 millones de litros a las bodegas italianas y en más de 800 millones a las francesas. Ese volumen supuso para España un crecimiento del 22,3%.
 
 
Una cosecha histórica
 
Junto a la eficaz internacionalización de las bodegas españolas, el Observatorio atribuyó ese considerable aumento de las exportaciones a otro motivo: la excelente cosecha de 2013, que se acercó a los 53 millones de hectolitros. Por desgracia, ese mismo motivo provocó un descenso del 22% en el precio medio de los vinos españoles en 2014, hasta el punto de posicionarlos como los más baratos entre los 11 primeros proveedores mundiales en todas las categorías, según Tecnovino. De ahí que, pese a ser líderes en volumen, las empresas vitivinícolas de España vieran reducir los ingresos obtenidos por sus exportaciones en un 4,6% y se quedaran en 2.511 millones de euros, muy por debajo de Italia y Francia.
 
El fenómeno causó una situación paradójica: las comunidades autónomas que más vino y mosto exportaron (Castilla-La Mancha, Extremadura y Comunidad Valenciana) no aumentaron sus ingresos respecto a 2013, sino que los redujeron. En cambio, las comunidades que más ingresos obtuvieron fueron las más orientadas a la venta de vinos con valor añadido, especialmente productos envasados con DOP (País Vasco, Andalucía y Castilla y León.).
 
 
Perspectivas optimistas
Con todo, parece que la tendencia está empezando a cambiar. Eso refleja el informe del OeMv sobre las exportaciones españolas de vino durante el primer cuatrimestre de 2015, que crecieron tanto en volumen como en ingresos: las empresas vitivinícolas de nuestro país ingresaron 781,6 millones de euros por la venta de sus productos en mercados internacionales, lo que supuso un 3,5% más. De los más de 26,5 millones de aumento, 18,5 millones correspondieron a vinos envasados, sobre todo con denominación de origen e indicación geográfica, y 7,8 millones, a vinos a granel.
 
Aunque los países que más ingresos aportaron a las bodegas españolas fueron Alemania, Reino Unido, Estados Unidos y Francia, no son los que mejor evolucionaron durante ese cuatrimestre. De hecho, Alemania y Reino Unido redujeron sus aportaciones en un 6,9% y un 6,2% respectivamente, mientras que Francia la aumentó sólo en un 2,3% y Estados Unidos, en un 15,9%. En cambio, crecieron considerablemente las compras de vinos y cavas españoles por parte de Italia (51,3%), China (25,1%) y Países Bajos (21,2%).
 
 
Estrategias de futuro
En palabras del OeMv, estos datos corroboran la "buena marcha de un sector que ha sabido internacionalizarse como pocos en los últimos años, y que va ganando progresivamente cuota de mercado en los principales países exportadores gracias a las mejoras en la calidad de los vinos y la capacidad de distribución de las bodegas".
 
Aun así, el Observatorio señala una "clara necesidad de propiciar una mayor presencia internacional de las marcas y los vinos envasados españoles”. Para ganar en competitividad global se precisa “una creciente capacidad de comercialización y un conocimiento más detallado de los mercados, los segmentos y los consumidores de los principales países".
 
Siguiendo el modelo de países como Italia o Francia, la estrategia del sector vitivinícola español pasaría por reducir las ventas de vino a granel y compensarlas con un aumento de las ventas de productos con valor añadido a precios más elevados.